Etiquetado: rudolf nureyev

El Cisne Negro, (2010)


Artes involucradas:

Película: Darren Aronofsky.

Música: Piotr I. Tchaikovsky.

Libreto: Vladimir Begichev y Vassily Geltzer.

Coreografía: Marius Petipa, Lev Ivanov y Julius Reisinger.

Literatura: Textos mitológicos de leyendas germánicas y escandinavas con personajes como Sigfrido y Odette.

Dos grandes bailarines: Margot Fonteyn y Rudolf Nureyev, juntos en El lago de los cisnes.

Qué mejor forma de empezar a analizar la fusión de historias a través de distintos medios artísticos que hacerlo con una de las más grandes películas del año pasado. The Black Swan se constituye formalmente a partir de tres bellas artes inspiradoras: música, danza y literatura. El director de esta versión cinematográfica de El lago de los cisnes, impronta además su propio estilo particular y recrea, con la historia de la protagonista Nina Sayers, una nueva obra de arte.

La muerte como la cima de la perfección:

La noche es el momento mágico en el que Odette vuelve a su vida humana después de estar encerrada en el cuerpo de un cisne durante el día. Así Nina, protagonista de la más inquietante puesta en escena de El lago de los cisnes, es una brillante bailarina que, encierra en su interior el oscuro secreto que implica la perfección.

 Una mujer atrapada en sí misma, que sólo ha jugado hasta entonces el papel de su lado más humano, pero que ha dejado suprimida la otra parte que también la constituye, su mirada más animal. Al verse confrontada finalmente con la única oportunidad de liberar al ser alado que también lleva dentro, la protagonista enfrenta a sus dos opuestos hasta fusionarlos en una redención simbolizada en su propia muerte. La actriz nos conduce por una lucha interminable que acontece entre el bien y el mal, la luz y la obscuridad, la inocencia y la perversidad, como dos caras de una misma moneda, y que se enfrentan dentro de una sola persona en su afirmación como artista y como mujer.

 Sin embargo, Nina no se prepara durante toda la trama para ser prima ballerina de una trágica leyenda de amor. Su crecimiento la supera convirtiéndola en cisne, se transforma y muere como él. Del mismo modo, la actuación de Natalie Portman es más que una interpretación, ella al igual que Nina, es el personaje. La actriz, la protagonista y el cisne son una sola lucha hacia la libertad de la verdadera perfección, pero ¿puede ésta, la mejor de las cualidades, estar realmente presente en el hombre?

El ballet en su configuración como expresión artística ha exigido desde sus inicios la perfección absoluta. Los bailarines en un escenario encadenan en la contención de cada movimiento la cadencia, la práctica, la técnica y al mismo tiempo la soltura, la pasión y la liberación. Es así que la máxima perfección existe, sin embargo, ésta ocurre sólo si hablamos de arte, viendo a la obra como un todo, cuando cada una de sus partes en armonía con las demás proyecta este significado infinitamente; sólo existe cuando se le puede inmortalizar y sus repeticiones son meras representaciones de la única creación.

Quizá por ello Darren Aronofsky sitúa esta película en la vida de una bailarina, que sin embargo, no sólo dentro sino también fuera del escenario, intenta aprehender la perfección y volverla característica de su propia naturaleza. Es entonces cuando lo que en arte es perfección, en la vida sólo puede culminar en muerte y destrucción.

La fabulosa actuación de la ganadora al Óscar, exalta en el que la aprecia tal cantidad de intensas emociones porque su vida y su trabajo, que son ya espléndidos, le exigen definir qué es a lo que debe aspirar a continuación ¿a lo sobrehumano, es decir, a la perfección absoluta? O a lo humano, que implica la vida, que posibilita el crecimiento y el mejoramiento hacia lo perfectible. Así Nina elige el camino de la muerte física, pero el de la eternidad al volverse obra de arte.

Ficha técnica

Año: 2010

Director: Darren Aronofsky

Escritores: Mark Heyman, Andres Heinz, John McLaughlin.

Actores principales: Natalie Portman, Mila Kunis, Vincent Cassel, Winona Ryder.

Producción: Scott Franklin, Mike Medavoy, Arnold Messer, Brian Oliver.

Música: Clint Mansell.

Fotografía: Matthew Libatique.

Trailer:

Anuncios